México está perdiendo la lucha contra las drogas

A veces me da la impresión de que Calderón se siente al frente de una guerra santa y no de un país luchando por su supervivencia. Mientras que para casi todo el mundo resulta evidente que quienes van perdiendo la guerra y poniendo los muertos son los ciudadanos de este país, Calderón insiste en su discurso basado en valores morales y hasta religiosos, haciendo caso omiso de las señales que indican que su estrategia falló y que es hora de cambiar el rumbo

Los últimos acontecimientos violentos en nuestro país, el incendio en el Casino Royale de Monterrey, por ejemplo, demuestran que haber enfrentado el problema por la vía armada, sin tomar en cuenta el elevado nivel de corrupción en todos los niveles del gobierno, no sólo en las policias, como se ha hecho tanto hincapié, fue un acto de arrogancia e irresponsabilidad que buscaba, más que otra cosa, la popularidad y reconocimiento personales y para su propio partido político.

Las enormes cantidades de dinero generadas por el tráfico de drogas les ha permitido a los grupos criminales no sólo operar con impunidad, sino crecer, organizarse y enfrentar los ataques por vía de la diversificación de sus negocios hacia áreas mucho más peligrosas para la ciudadanía como el chantaje, el secuestro y el tráfico de personas.

Las acciones del gobierno de Calderón han llenado al país de muertos pero no han afectado la capacidad económica de los grupos criminales. He allí la mayor falla del esquema, y habría que preguntarse si esto no está ocurriendo de manera deliberada. Es un hecho que las enormes cantidades de dinero generadas por el narcotráfico llegan a todos los niveles de la economía mediante la complicidad y el lavado de dinero.

Quiero invitarlos a ver con atención el análisis de Edgardo Buscaglia y las conclusiones a las que él llega: el estado mexicano carece de las instituciones necesarias para enfrentar el problema del narcotráfico, y el patrimonio de los grupos criminales no está siendo tocado porque sirve para financiar las campañas políticas y la lucha de los grupos de poder en nuestro país. Lo dicho: corrupción a todos los niveles. ¿En qué estaba pensando Calderón?

Los ciudadanos no sólo nos sentimos indefensos y atemorizados; nos apreciamos completamente desarticulados e incapaces de demandarle a nuestro gobierno soluciones efectivas. Nuestras marchas y campañas demuestran, ciertamente, el dolor y el miedo que sentimos, pero a la vez exponen la confusión en la que nos encontramos. Nos dejamos llevar por nuestros valores tradiciones en los cuales la campaña de Calderón encuentra eco: solo basta mirar las reacciones en las redes sociales, cuyos participantes, si bien son minoría, representan a un sector de nuestra sociedad educado y con recursos.

Como bien señala Edgardo Buscaglia en el video anterior, la legalización de las drogas no es una panacea, sobre todo por que nuestro país carece de una política de salud pública que atienda los problemas de adicción. Pero es innegable que otros países han recurrido a esta estrategia para socavar las bases financieras de los grupos criminales: el dinero producto de la venta de drogas ingresa en nuestra economía, financia nuestras campaás políticas y se usa para comprar armas en los estados fronterizos de la unión americana. Armas que siembran de cadáveres las calles de México.

Obviamente, la legalización se necesita a ambos lados de la frontera, puesto que los Estados Unidos son el principal mercado mundial de las drogas. ¿Pero por qué no podemos unirnos los mexicanos en torno de una agenda básica que incluya le legalización de al menos la marihuana, algo que podemos hacer nosotros en nuestro propio país? Esto permitiría enfocar los recursos del estado en aquellos giros criminales que más nos lastiman, extorsión, secuestro, tráfico de personas, y enviaría una fuerte señal a los Estados Unidos para que los esfuerzos por la legalización, que ya existen en varios estados de la Unión Americana , se vean consolidados. Es importante entender que el problema de las drogas se tiene que abordar desde una perspectiva social y de salud.

A continuación les invito a ver el video de Al Jazeera, que desgraciadamente está en inglés, y que habla precisamente de esto. Si siguen teniendo dudas respecto de la legalización, al menos vale la pena que lo vean:

Is Mexico losing the war on drugs?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s