Acerca del papel de las consultorías de software en México

Nota: mis amigos de Hackerdō acaban de publicar otro artículo muy bueno que quizá deberían leer.

Antes que nada, quiero felicitar a Ernesto Badillo y Gabriel Molina y a su blog Hackerdō por un inteligente, a la vez que valiente, comentario sobre la industria del software en México. Me atrevo a contribuir con mis propias reflexiones ya que este es un tema sensible a mi experiencia…

Llevo ya más de 20 años de trabajar en la industria y, aunque he tenido la oportunidad de trabajar con productos, lo cual es la gloria comparado con la consultoría, también tengo mis historias de muchos años trabajando en esos lugares. Para mí, lo que hace la mayoría de las consultoras que conozco está cercano al fraude.

Los “recursos”, como ellos los llaman de manera ofensiva, no están para nada profesionalizados. ¿Cómo van a estarlo, en una industria a la que la capacitación le tiene sin el menor cuidado? Lo único con lo que cuentan es el título y algo de experiencia, si acaso, porque como cualquier programador sabe, necesitan ser todologos para sobrevivir en ese ambiente. Muchos programadores persiguen certificaciones, como las de Sun, con poca ayuda de la consultora. Y Dios te libre de evaluar a un programador de C++ si no eres otro programador competente tú mismo.

Creo que la mayoría de los clientes no cae en la cuenta del bajo nivel de éxito al que están destinados los equipos de trabajo formados por estas consultoras. Gente que no se conoce, que no ha trabajado junta o que incluso tiene poca experiencia trabajando en equipo. Los que más tiempo llevan como negros están acostumbrados a buscar únicamente su beneficio económico y no dudan en “saltar” a otra consultora en cuanto consiguen una mejor oferta, dejando al incipiente equipo en una condición difícil. Los típicos trepadores, además, tienden a buscar el lucimiento personal y a minar el trabajo de los compañeros.

Pero hasta ahí de la triste sicología de las consultoras. Lo peor es que en México no existen muchas opciones. El adelgazamiento de los departamentos de sistemas de las grandes empresas, todo esto del downsizing, outsourcing, off-shoring y near-shoring son sólo términos que disfrazan la triste realidad del desarrollador de software en México. Este sector ha sufrido ya demasiado de las políticas neo-liberales de flexibilización laboral. En México, el programador es considerado poco más que un obrero calificado. Y ni hablar de sindicatos, por supuesto.

En algún otro lado del mundo, equipos competentes y experimentados de programadores crean software de punta y de alta calidad. No hay que ver muy lejos: revisen el software libre, en el cual hay incluso uno que otro cerebro que tuvo que dejar México para lograr el éxito. En otros países se entiende del complejo fenómeno que es el desarrollo del software: gente altamente especializada que utiliza un lenguaje críptico para comunicarse, y que se dedica de lleno a construir gigantescas arquitecturas invisibles, maravillosas e intrincadas.

En México se cambian mofles.

Personalmente creo que las opciones existen, pero como todo en la vida, el camino es demandante, y los mexicanos tenemos la costumbre de tomar siempre la vía corta. Creo que sólo tenemos que echar un vistazo alrededor para darnos cuenta de que lo que interesa en el mundo del software es el producto, no el servicio. Si los dueños de las consultoras pudieran, ya habrían remplazado a todos los empleados con generadores de software. Éste es un truco que las peores consultoras llegan a utilizar cuando están desesperados por el dinero del cliente, y lo sé porque lo he visto. Pero los programadores no somos pizcadores, ni siquiera albañiles. Somos ccreadores, y los creadores producen algo, que es lo que le da sentido al creador.

Los equipos de trabajo son vitales. Un buen programador puede hacer solamente un tanto. Cinco buenos programadores multiplican, son más que la suma de sus partes. Los equipos deben mantenerse pequeños. Cincuenta gentes encerradas en un galerón no crean un equipo, pese a todo lo que repitan las consultoras. Si acaso, crean una simpática burocracia que se dedica a consumir, más o menos lentamente, la paciencia de todos.

Así que cinco buenos programadores forman una empresa. Falta encontrar qué producto hacer, y aquí viene lo bueno. También hay que venderlo. Se necesita ese talento, y generalmente, gente adicional que lo ofrezca. Pero el control de la empresa debe permanecer en los programadores, definitivamente, por razones que espero que ya resulten obvias.

Obviamente, las aspiraciones económicas deben siempre mantenerse a raya. Muchos programadores entran de “recurso” intentando ganar dinero fácil: inflan sus CVs, mienten un poquillo y luego que ganan el puesto se quedan tarde a trabajar para que parezca que están esforzándose. Nada funciona, y es culpa de la ambición. Los programadores, como todo creador, al final, un artista, no pone la carreta delante del caballo. El dinero viene como consecuencia del buen desempeño.

No pretendo tener todas las respuestas pero creo que si pusiéramos el énfasis en el programador y su espíritu creativo, si comprendiéramos y respetáramos las complejidades de esta hermosa disciplina, rescataríamos a una industria que, me temo, está próxima a desaparecer en nuestro país.

Y a todo esto, discutir abiertamente y sin ambages esta difícil problemática es ya un buen avance…

7 comentarios en “Acerca del papel de las consultorías de software en México

  1. Por que no creas tu propia empresa de desarrollo y buscas apoyos economicos en el gobierno, existe el programa de capital semilla http://www.capitalsemilla.org.mx/ que te presta el 70% del dinero que ocupas para iniciar operaciones, si ocupas 100mil pesos por decir, ocupas comprobar que tu tienes 30mil. Entonces te dan 70mil, y el dinero lo regresas a 3 años, con una tasa de interes del 9%.

    Ahora, el detalle, ocupas un plan de negocios (Coparmex o empreser pueden ayudar en eso, en lo personal Coparmex son mas competentes), un aval, y demas papeleo, Se tardan como 6 meses en lo que aprueban tu proyecto.

    Agregale tambien como unos 3 meses en el desarrollo del plan de negocios…

    • Te agradezco mucho los detalles. Esta es una opción que quizá considere. Creo que lo fundamental de una empresa de producto no es tanto el capital para iniciarlo, que suele ser poco, sino el contar con un mercado para su producto. Un mercado que de para vivir, por supuesto, y no para una única venta, por ejemplo. De otro modo te conviertes en algo como una consultora, lo cual no está nada mal si te mantienes alejado de los proyectos que te van obligando a “crecer”, lo cual es tentador pero ya sabemos en dónde puede terminar si las cosas no se hacen de la manera correcta.

  2. Excelente comentario. Gracias por ampliar el panorama de lo que la “industria de software” se ha convertio en Mèxico. Alternativas y soluciones existen, pero como dices, lo importante es poder contar con un mercado inicial, el cuál no aparecerá tan fácilmente si las empresas no caen en la cuenta del fraude que son las acuales “consultorías de software” y siguen confiando en ellas.
    Recuerdo un “cliente” que me dijo que yo le parecía competente y por lo que le había dicho la gente de la consultotía no dudaba en darme ciertas responsabilidades. No se qué cosa le diría la consultora sobre mí, pero se sorprendió mucho cuando le dije que yo no estaba contratado con la consultora y que nunca había trabajado con ellos, me dijo, que creía que eso era un requisito para que le enviaran a gente a la entrevista.

  3. Es verdad lo que dices, yo lo he vivido en carne propia y busco que mi gente en la empresa no lo viva.

    El año pasado formamos la empresa 2.25 programadores, ¿Porque la fracción? Porque a mi en un .75 % me gustan las ventas, eso no significa que sepa vender y programar en esa proporción.

    Cuando formamos la empresa la visión de negocio fue evitar este tipo de prácticas y aplicar un nuevo modelo de negocio aqui en México (en EU ya tienen años) ¿Qué modelos? Cloud Computing, Software as a Service y saber vender.

    No hay un .sh que nos indique como hacer una empresa de software pero lo que les puedo compartir es lo siguiente y espero que a algunos les pueda servir a salirse de la Matrix :P:

    1.- Mientras era uno mas en el sistema del outsourcing, me enfocaba a trabajar mis 8 horas, llegar a las 9:00 am y salir a las 6:00 pm, suena difícil mas no IMPOSIBLE.
    2.- Saliendo de trabajar había dos opciones:
    A) Perder el tiempo en el tráfico.
    B) Desarrollar un software en un starbucks. (Yo elegí esta)
    Durante 6 meses programe, hasta que dimos nacimiento a un ASP (Application Service Provider) que nos ha estado manteniendo. ASP que estamos desarrollando como SaaS.
    3.- Con algo de capital y sacrificio ( vendí el auto ) decidimos brincar a personas morales, ¿Porque? Porque es el inicio de la profesionalización de cualquier negocio y para mi es un paso importante ya que a clientes actuales y futos les da mucha confianza negociar cuando tenemos personalidad juridica y fiscal propia. (A los programadores por lo general no nos damos cuenta de ello, por cierto hay que aprender mucho de como redactar y negociar contratos).
    4.- Busque fondos PyME y la verdad me decepcione, platicando con los socios decidimos ir independiente, OJO No es el camino corto, no estamos teniendo apoyos de ningún tipo por parte del gobierno, no menciono mas dependencias por que no tiene caso.
    5.- Capacitación en ventas, estoy cursando un diplomado de Aceleración comercial en Axeleratum (el cual recomiendo) para saber como dar bien el mensaje a nuestros clientes de como hacemos las cosas. Es importante un vendedor, siempre y que mejor un vendedor que conozca poco o mucho de como se maneja la industria.
    6.- En la actualidad estamos desarrollando software SaaS ofreciendo servicios de Cloud, que representan una inversión accesible y poco a poco va tomando fuerza.
    7.- ¿Que hacemos mientras seguimos desarrollando nuestros servicios SaaS? Buscar proyectos de desarrollo mas no asignaciones como lo comenta el articulo.
    8.- ¿Nuestra gente? Brindamos capacitación en Java, .NET en universidades, realizamos eventos como el CloudCamp e identificamos talento, buscamos profesionistas que se quiera especializar en alguna tecnología y busque de nuestra mano certificaciones.
    En México no se da la cultura del MENTOR, en la medida en que tratemos a nuestra gente como un elemento clave de la empresa, ellos deben de estar contentos y con el sentimiento de crecimiento, queremos ser esos mentores.
    LOS “EMPLEADOS” NO SON PROVEEDORES y muchas consultorias así te hacen sentir, actualmente somos 9 integrantes considerando el área administrativa.

    No todo es color de rosa y mi intención no es brindar un panorama de éxito, si no de constante trabajo y que solo con DESICION, VALOR e INTELIGENCIA, el sistema puede cambiar.

    Somos mejores que la India y que muchos países, lo único que tenemos que hacer es decidirnos y salir de nuestra área de confort, si se puede ejemplos sobran: Google, Facebook, Yahoo, Twitter.

    Quizá nuestro sitio web no refleja mucho no hay justificación sin embargo buscamos hacer las cosas diferentes.

    • José, felicidades por tu esfuerzo. Efectivamente, el mentoring es algo que todas las empresas de software deberían implementar, quizá de manera un tanto formal para el mejoramiento continuo del personal. En mi caso siempre perdía a mis pupilos. Así cómo…

  4. Alex, felicidades por el artículo… una exposición breve, pero sin pelos en la lengua, del estado y panorama de la creación de software en México.

    Tengo una pregunta que hacer offline… por favor mándame tus datos. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s